SIETE PALABRAS - Cofradía de Las Siete Palabras y Oración en el Huerto - Quintanar de la Orden

Vaya al Contenido

Menu Principal:

TITULARES

SIETE PALABRAS


El conjunto escultórico de las Siete Palabras fue tallado en los Talleres de Arte Religioso Santa Rufina, de Madrid, en el año 1977. Se trata de tres tallas en madera maciza, Jesucristo y los dos ladrones (Dimas y Gestas), sin policromía, de una altura aproximada de 1,5 metros. En el año 1986 se añade la imagen de la Santísima Virgen para completar el conjunto, procedente de los mismos talleres, enteramente policromada.
Como señala el historiador Zacarías López-Barrajón en su artículo "Imagineros de la Semana Santa Quintanareña", Jesús es representado vivo, con la cabeza y el pecho hacia delante, imagen que recuerda a otros crucificados como el Cristo de la Fe de Alicante, obra del escultor Luis Ortega Bru (quién trabajó algunos años para los Talleres de Santa Rufina), por lo que es deducible que el autor de las Siete Palabras pudo inspirarse en el trabajo de éste.



 
 
 

La escena representa el momento de la Crucifixión en el Monte Calvario. Jesucristo se sitúa en el centro, y frente a Él, su Madre ora mientras lo observa. A la izquierda, se sitúa Gestas, el ladrón malo, que mira hacia fuera de la escena. Jesús está mirando hacía su derecha, donde se sitúa Dimas, el buen ladrón, que a su vez mira a Jesús. Es lo que en otras representaciones se denomina el momento de la Conversión del Buen Ladrón, y que en nuestro caso conmemora las Siete Palabras, las siete últimas frases pronunciadas por Jesús antes de morir:





"Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen" (Lucas, 23: 34).

"En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso; o Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso" (Lucas, 23: 43).

"Madre, he ahí tu hijo... hijo, he ahí tu madre"; o "Mujer, aquí tienes a tu hijo... Aquí tienes a tu madre" (Juan, 19: 26-27).

"Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado" (Mateo, 27: 46 y Marcos, 15: 34).

"Tengo sed" (Juan, 19: 28).

"Todo está hecho"; o "Todo se ha cumplido" (Juan, 19: 30).

"Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu" (Lucas, 23: 46).




Las tallas han sido restauradas por última vez en el año 2012. En el año 2008 se sustituye la corona primitiva tipo aro color dorado de la Santísima Virgen por otra bañada en plata, que completa la circunferencia con hojas, donada por una cofrade.

Actualmente el paso es portado al hombro por 56 banceros. Su ubicación es la antigua Capilla Bautismal del Templo Parroquial de Quintanar de la Orden.




 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal